¿Quién es la creadora de Elena?

Lo normalUve es que los autores hablemos de nuestras obras, de nuestros protagonistas, de lo que los personajes hablan a través de nuestras palabras. ¿Por qué no al revés?

Erase una vez la protagonista de una de las novelas de Pepa Fraile hablando de su creadora:

¿Cómo te llamas y quién eres? Mi nombre es Elena, Elena Rocamora. Soy la protagonista de la primera historia que Pepa Fraile ha escrito para el público. Llevo con gran orgullo ser la mayor, la primera, aunque eso me haya costado algún que otro quebradero de cabeza. Ya se sabe, lo de romper el hielo suele ser tarea de los primogénitos. Los que vienen después lo tienen un poco más fácil.

¿Cómo conociste a Pepa? Nos conocemos desde hace unos años, aunque en realidad comenzamos a tratarnos hace poco tiempo. Un verano, aprovechando que Pepa se había torcido un tobillo y tuvo que estar bastantes días sin poder salir de casa, me planté delante de ella para dejar de ser invisible y me ofrecí a acompañarla durante el tiempo que hiciera falta. Empezamos a entrar en nuestras vidas, la de la una y la de la otra, a contarnos milongas, a borrarlas, a cortar y pegar, a ordenar las ideas, esas que siempre campan a su libre albedrío hasta que alguien les da un orden y un concierto. Nos reímos recordando momentos en los que habíamos hecho algún intento fallido de confesarnos y, aunque afortunadamente ella se curó, a partir de aquel verano surgió entre nosotras una bonita relación que ha continuado hasta el momento.

Entre tú y yo, ¿qué tal te llevas con él/ella? Me gusta mucho, es buena persona y aunque al principio fui yo quien se ofreció a acompañarla en aquellos días, en realidad fue ella la que se brindó a explicar mi historia. Una historia que, escuchada en mi boca y plasmada en palabras por Pepa, llegó a causarme verdadera impresión. Y eso que era la mía. Tengo que reconocer que soy un poco mandona y en ocasiones la he hecho borrar partes de lo que antes le había contado, pero ser protagonista es un rango y eso hay que defenderlo siempre.

Cuéntame algo de tu papel en este libro… Nunca pensé que mi historia tuviera demasiado interés. Lo cierto es que durante muchos años pensé que las cosas que me han pasado en esta vida eran las normales y, a juzgar por el resultado de la narración completa, resulta que ha sido un auténtico baile de desdichas, fracasos y soledad que no había por dónde coger.

Mi papel en esta historia es el de una mujer que ha tropezado varias veces con la mala fortuna, el desamor y las mentiras. Demasiadas para ser exactos. Sin proponérselo y sin ser consciente de ello, ha decidido abandonarse en una especie de huída hacia adelante, dejando que las cosas que pasaron en su pasado se enterraran por sí solas y que las que ocurren en su día a día la transporten a dejar pasar la vida sin más aspiraciones. Menos mal que hay dos razones muy importantes que de algún modo la zarandean y la hacen recapacitar acerca de qué cosas valen la pena y qué debe cambiar de una vez por todas. Una de ellas es indiscutiblemente Flora, mi amiga, mi confidente, mi sombra cada vez que he caído en el pozo oscuro de mis recuerdos. Ella no sabe de la misa ni tres cuartos de la media, pero me quiere y me respeta como soy. La otra es que, aunque parezca mentira, a raíz del despido del que soy víctima al principio de la novela, mi vida experimenta un casi insignificante movimiento que irá creciendo hasta convertirla en una vorágine de acontecimientos que soy capaz de ir asimilando. Mi papel, el de la protagonista, no sería nada si mis amigos, los protagonistas secundarios, no hubieran estado ahí dándome caña todo el tiempo. Me encantan.

¿Has tenido que discutir mucho con tu creador/a? Ya digo, no mucho. Pepa capta bastante bien la esencia de las personas. Se convierte en narrador cómplice con facilidad y, en mi caso, era relativamente fácil. Ambas somos mujeres y eso…lo dice todo.

Los escritores dicen que algunos personajes son muy insistentes. Que no les dejan dormir, ni pensar en otras cosas… ¿tú eres así? Me gusta dar la lata, lo reconozco, pero moderadamente. Durante un año logré meterme en la cabeza de Pepa aunque sin molestar demasiado. Ella tiene muchas ocupaciones y he preferido enviarle notas, darle toques de mensajería, soplarle en la oreja algunas cosillas, encender las luces si se ponía muy oscuro,  aunque en ocasiones no he tenido más remedio que despertarla en algún momento inoportuno justo cuando ella acababa de dormirse. Los protagonistas llegamos a ser un poco perversos, aunque sin mala intención.

Si tuvieses que describir a (autor/a), ¿cómo lo harías? Es una mujer con nervio, testaruda, exigente consigo misma y emotiva. Le encanta conocer gente. De hecho, en Las siete verdades de Elena ha dado vida a muchísimos personajes.

Ríe mucho y también llora a veces, aunque esto último lo hace sin que nadie la vea aunque claro, yo me entero. Sigue aprendiendo y más que querría, hasta el punto de estresarse. Continúa luchando por reivindicar su tiempo y su espacio vital. Siempre pienso que es una buena corredora de fondo. Es maja.

¿Has sentido celos de algún otro personaje?No, que va. Bueno, a decir verdad, me ha habido ocasiones en las que me hubiera gustado ser como Flora, mi amiga. Alguien capaz de atreverse y tirarse los problemas por encima del  hombro. Pero yo sé que ella también ha sido una saltadora de obstáculos. La vida nunca es como aparenta a simple vista.

De todos los personajes, ¿quién te cae mejor y quién peor? Empezaré por el que me cae peor. Álvaro Sanjuán Torres. Un monstruo. No digo más. El que mejor me cae es mi padre. Alguien a quien hice mucho daño con mi desprecio y que sin embargo ha estado siempre ahí, respetando todas y cada una de mis decisiones, sin juzgarme. Un amor de hombre.

 Por último, ¿por qué deberían leer tu historia? Esto es lo más difícil, pero vamos allá, a venderse como está mandado. Mi historia puede parecer corriente, pero os aseguro que no lo es, en absoluto. Alguien que me conoció hace unos meses me dijo: Si a mí me hubiera pasado lo mismo, no sé qué habría hecho. Y sonreí. Yo misma no lo he sabido durante demasiado tiempo.

 Es una historia que emociona, que crece dentro de sus páginas, protagonizada por personajes que evolucionan, que sufren, que aman, que viven a pesar de todas las adversidades, con la esperanza de alcanzar la felicidad. Es la suma de muchos ingredientes que atrapan al lector en la amalgama de vidas paralelas y convergentes que Pepa ha descrito creo, con una buena dosis de acierto. Es un canto a la vida, aunque a veces ésta se empeñe en disfrazarse en forma de mentiras, desamor, odio y estafa. Es un canto al amor, al derecho a equivocarse y rectificar,  y a la esperanza de que la vida nos regala, muchas veces, esa segunda oportunidad que hay que atrapar al vuelo.

©PepaFraile 2015

Facebooktwittergoogle_pluslinkedinrssyoutube

Pepa Fraile

Sobre nosotros Pepa Fraile

Soy Pepa Fraile. Me gusta la gente, mis hijas, mi marido, la tortilla de patatas, la paella, el melón, los melocotones, un buen vino, una buena charla, el sol, el mar, escribir, viajar, respirar hondo y poder sonreír. Me gusta la vida y la gente de cara. Me gusta la vida. Después de casi medio siglo...esta es la mía.

2 comentarios

  1. Angeles Fortes Picas

    María José, Pepa, muy original y tremendamente honesta esta entrevista al revés, para presentar tu novela desde otra mirada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *